oaweb.com.ar


Las naftas suben al menos entre 2,5 y 3%.

Los precios de los combustibles subirán por lo menos hasta un 3% debido a la actualización de los impuestos que gravan a naftas y gasoil, según la resolución que la AFIP envió ayer a las empresas refinadoras. En el caso de las naftas, los gravámenes pasan de $9,448 a $10,544, y para el gasoil van desde $9,089 a $10,144, con un ajuste del 11,6% que considera el índice de precios al consumidor de noviembre, diciembre y enero.


Si se toman los precios de YPF en Capital Federal, debido a los impuestos, el precio del litro de nafta super pasará de $37,62 hasta hoy a $38,72 con un incremento del 2,9%. La nafta premium irá desde $43,40 a $44,5, un 2,5% más. El gasoil pasará de $35,18 a $36,23 con un ajuste del 3%, y el de más calidad de $41,18 a $ 42,235 con una suba del 2,5%.

Pero esto solo será el piso del aumento a aplicar. Hoy mismo o en los próximos días, las petroleras trasladarán también al público en el alza que se registró en la cotización internacional del petróleo desde el 1 de este mes, cuando Shell definió los nuevos precios de febrero, seguida a los pocos días por las otras compañías.

PUBLICIDAD

Desde esa fecha, el precio de la variedad Brent que es la de referencia en la Argentina, pasó de u$s 62,77 a u$s66,42, lo que implica un aumento del 5,8%. La cotización internacional del crudo había bajado u$s2 el lunes de esta semana luego de que el presidente Donald Trump volvió a cargar contra la política de precios de la OPEP desde Twitter. Pero el valor remontó el martes y ayer por una caída de inventarios en EE.UU., y porque se cree que continuará el plan de recortes de Arabia Saudita y otros países de esa organización.

A esto se suma que desde el 1 de este mes, el tipo de cambio avanzó un 3,9%, pasando desde $38,31 a $ 39,83, tomando el dólar tipo vendedor del Banco Nación.

En este contexto, las petroleras pueden hacer coincidir hoy el aumento en los impuestos con la actualización del valor del crudo y del dólar, o aplicar todo el incremento de este mes durante el fin de semana o dividirlos en dos etapas, siendo esto último lo menos probable.

Considerando que ya hay entre 2,5% y 3% de alza por los gravámenes, el aumento final podría ubicarse en marzo en un 6% por lo menos.

Según algunas fuentes poco optimistas, en tanto, el ajuste, sin tomar impuestos, no sería inferior a la inflación esperada para el primer bimestre del año que se ubicaría alrededor del 6,5%, porque en febrero el alza fue de menos del 2% y en enero hubo una leve rebaja del 1% en los precios de los combustibles. De acuerdo a esta opinión, las refinadoras no quieren quedarse rezagadas con relación al resto de los precios de la economía.

Esto volverá a impactar sobre los índices de precios confirmando los pronósticos que prevén inflación alta por lo menos hasta mayo. Aunque las persistentes alzas en los combustibles influyen en toda la economía, no hay indicios hasta hoy de que el Gobierno intente negociar un sendero de aumentos con las petroleras, y se mantiene firme el concepto de que los precios tienen que seguir estando desregulados y alineados con los valores internacionales.

Por otra parte, la relación Gobierno-petroleras no transita un buen momento. Ayer trascendió que la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos presentó al Enargas una carta en la que reclama que se respete la dolarización de los precios del gas, de modo que el valor pactado en dólares al principio del semestre se mantenga en esa moneda al momento en que las distribuidoras pagan el producto.

O sea, se reclama marcha atrás con el decreto que prohibió trasladar a las distribuidoras y desde éstas a los usuarios, las eventuales diferencias de precios surgidas de una devaluación.


 (oaweb.com.ar)